Mensaje de la Señora Presidenta de la República Laura Chinchilla Miranda con ocasión de los últimos acontecimientos políticos en el país Nuestra democracia puede y debe responder con madurez y tranquilidad

 

Logo Presidencia

Mensaje de la Señora Presidenta de la República Laura Chinchilla Miranda con ocasión de los últimos acontecimientos políticos en el país

Nuestra democracia puede y debe responder con madurez y tranquilidad

Costarricenses:

El día de hoy hemos conocido de la decisión tomada por el Sr. Johnny Araya, candidato a la Presidencia de República por parte del Partido Liberación Nacional.

Pese a ello, y según las disposiciones de nuestra Constitución y las leyes, el TSE deberá organizar la jornada electoral del próximo 6 de abril y los costarricenses deberemos acudir a las urnas. El Gobierno mantendrá la actitud que hasta ahora ha tenido y continuará garantizando todo el apoyo que nuestras autoridades electorales requieren para cumplir con su mandato y asegurar el mejor ambiente posible para que dicha jornada se realice en un marco de respeto y civismo y dentro de los más absolutos principios de neutralidad.

De cara a la segunda ronda, una de las mayores preocupaciones del Gobierno ha sido el tener que postergar la necesaria y conveniente coordinación que se impone en una democracia madura como la nuestra, entre las autoridades salientes y las entrantes, sobre las diferentes áreas de la agenda nacional.

En esta ocasión dicha postergación resulta especialmente delicada. Esto, por cuanto, como ya ustedes bien lo conocen, hemos debido conducir a Costa Rica en estos últimos años en medio de la más delicada situación que ha conocido la economía internacional en los últimas 7 décadas.  Pese a estas circunstancias internacionales, la seriedad y prudencia del gobierno y de las autoridades económicas nos ha permitido mantener nuestros complejos balances macroeconómicos, hacer crecer nuestra economía a las tasas de crecimiento histórico, volver a generar empleo y reafirmar la confianza en nuestro país con niveles más altos de inversión, exportaciones y atracción de turismo.

Lograr todo lo anterior no ha sido fácil. Fue necesario que el gobierno adoptara políticas responsables en el campo monetario, fiscal y de inversiones. Todas éstas áreas son especialmente sensibles porque de ellas dependerá la buena marcha del país y el bienestar de la mayoría a través de la generación de empleos, oportunidades emprendimientos, reducción de la pobreza y desigualdad.

Por estas razones y en nombre del interés nacional deberemos intensificar la acciones de coordinación que se imponen con las principales fuerzas políticas, con el único propósito de mantener un clima de seguridad, estabilidad y certidumbre que han sido las fortalezas de Costa Rica hasta la fecha. En esta hora debemos ser aún más prudentes y más responsables.

La actitud de nuestro gobierno ha sido siempre de una de total apertura hacia los representantes de los distintos partidos políticos que demandan información sobre diversas políticas públicas. Pero ahora se impone más que eso.  Se impone una conversación más franca y abierta que de garantías plenas de una transición ordenada, fluida, y prudente.  Una transición propia de una democracia que como la costarricenses puede y debe responder siempre con madurez y tranquilidad. 

Para ello, he conversado telefónicamente con el Presidente del Tribunal Supremo de Elecciones para reiterarle el apoyo sostenido del gobierno según los parámetros que la legislación defina. También conversé, en horas de la tarde, con don Luis Guillermo Solís y don Johnny Araya para reiterarles la necesidad de intensificar las conversaciones sobre los temas más importantes con vistas a garantizar una transición positiva y constructiva que salvaguarde los intereses nacionales. Esta será nuestra actitud frente a todas las fuerzas políticas del país.

Al igual que lo he hecho en otras ocasiones, hago un llamado a todos los sectores para que prevalezca un espíritu de unidad nacional, una actitud cívica y que nuestra única meta hoy y el próximo 6 de abril sea seguir propiciando las mejores condiciones para una Costa Rica próspera y segura.

El Gobierno seguirá trabajando con ahínco hasta el último día de nuestro mandato, tomando las decisiones y propiciando las acciones que estén a su alcance para que eso sea así.